Todos somos extranjeros

Tzvetan Todorov

Diario El País - España, 25/10/2008
[...] Los extranjeros tienen el deber de someterse a las leyes del país en el que viven, aunque no participen en la gestión del mismo. Las leyes, por otra parte, no lo dicen todo: en el marco que definen, caben los miles de actos y gestos cotidianos que determinan el sabor que va a tener la existencia. Los habitantes de un país siempre tratarán a sus allegados con más atención y amor que a los desconocidos. Sin embargo, estos no dejan de ser hombres y mujeres como los demás. Les alientan las mismas ambiciones y padecen las mismas carencias; sólo que, en mayor medida que los primeros, son presa del desamparo y nos lanzan llamadas de auxilio. Esto nos atañe a todos, porque el extranjero no sólo es el otro, nosotros mismos lo fuimos o lo seremos, ayer o mañana, al albur de un destino incierto: cada uno de nosotros es un extranjero en potencia.
Por cómo percibimos y acogemos a los otros, a los diferentes, se puede medir nuestro grado de barbarie o de civilización. Los bárbaros son los que consideran que los otros, porque no se parecen a ellos, pertenecen a una humanidad inferior y merecen ser tratados con desprecio o condescendencia. Ser civilizado no significa haber cursado estudios superiores o haber leído muchos libros, o poseer una gran sabiduría: todos sabemos que ciertos individuos de esas características fueron capaces de cometer actos de absoluta perfecta barbarie. Ser civilizado significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos distintos a los nuestros; saber ponerse en su lugar y mirarnos a nosotros mismos como desde fuera.

© Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
©
Prisacom S.A. - Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España] - Tel. 91 353 7900

Declaración sobre la represión de los movimientos indígenas y sindicales en Colombia por 32 parlamentarios europeos

Declaración de 32 parlamentarios europeos sobre la represión de los movimientos indígenas y sindicales en Colombia
Nosotros, diputados europeos abajo firmantes, hemos sido informados de la represión perpetrada contra las manifestaciones indígenas que se efectúan desde el 12 de Octubre en diversos departamentos de Colombia, que ha cobrado ya la vida de 27 indígenas, varios desaparecidos y numerosos heridos, y la represión contra el movimiento sindical de los corteros de caña iniciado en el mes de Septiembre. Queremos expresar nuestra más profunda indignación por estas graves violaciones a los derechos indígenas y sindicales que no pueden quedar en la impunidad. Consideramos legítimas las reivindicaciones de los indígenas porque sean respetados sus territorios y su autonomía, por la supervivencia de sus 102 etnias, de las cuales 18 están en peligro inminente de desaparición y por la explotación indiscriminada de los recursos naturales. Así mismo reconocemos la legitimidad de las reivindicaciones de los corteros de caña por un trabajo digno. Instamos al Gobierno colombiano ordenar a las fuerzas armadas que cese inmediatamente la represión ejercida contra el movimiento indígena y contra el movimiento sindical. Expresamos nuestro rechazo por la expulsión sin fundamento de tres ciudadanos europeos que se encontraban observando las movilizaciones en curso. Condenamos la permanente utilización del pretexto de la lucha contra el terrorismo para reprimir el movimiento social en Colombia.
Firman: - Vittorio Agnoletto, Diputado europeo por Italia, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - André Brie, Diputado europeo por Alemania, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - Giusto Catania, Diputado europeo por Italia, Vice-presidente de la Comisión de Libertades civiles, Justicia y asunto interiores del Parlamento europeo - Gabriele Cretu, Diputada europea por Rumania, Vice-presdiente de la delegación DAND del Parlamento europeo - Bairbre De Brun, Diputada europea por Irlanda, Miembro de la Comisión de Desarrollo regional del Parlamento europeo - Ilda Figueiredo, Diputada europea por Portugal, Miembro de la Asamblea bi-regional EUROLAT - Claudio Fava, Diputado europeo por Italia, Vice presidente de la Asamblea bi-regional EUROLAT - Monica Frassoni , Diputada europea por Italia, Presidente del Grupo de los Verdes / Alianza Libre Europea - Vicente Garcés, Diputado europeo por España, Miembro de la Comisión de Presupuestos del Parlamento europeo - Ana Maria Gomes, Diputada europea por el Portugal, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - Pedro Guerreiro , Diputado europeo por el Portugal , Miembro de la Comisión de desarrollo regional - Umberto Guidoni, Diputado europeo por Italia, Mimebreo de la Comisión del Constrol presupuestal del Parlamento europeo - Jens Holm, Diputado europeo por Suecia , Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria - Richard Howitt, Diputado europeo por el Reino-Unido, Vice presidente de la Sub-comisión de derechos humanos - Marie Anne Isler-Béguin, Diputada europea por Francia, Miembro de la Comisión de Medio ambiente del Parlamento europeo - Eva Lichtenberger, Diputada europea por Austria, Diputada europea, Miembro de la Delegación de Medio-Ambiente del Parlamento europeo - Marie-Noelle Lienemann, Diputada europea por Francia, Miembro de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento europeo - Caroline Lucas, Diputada europea por el Reino Unido, Miembro de la Comisión del Comercio Internacional del Parlamento europeo - Mary Lou Mac Donald, Diputada europea por Irlanda, Miembro de la Comisión de Empleo y Asuntos sociales del parlamento europeo - Helmuth Markov, Diputado europeo por Alemania, Presidente de la Comisión de comercio internacional - Erik Meijer, Diputado europeo por Holanda, Miembro de la Comisión, miembro de la Comisión del Transporte del Parlamento europeo - Willy Meyer-Pleite, Diputado europeo por España, Vice-presidente de la Asamblea parlamentaria bi-regional EUROLAT - Luisa Morgantini, Diputada europea por Italia, Vice-presidente del Parlamento europeo - Tobias Pflüger, Diputado europeo por Alemania, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - Miguel Portas, Diputado europeo por Portugal, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - Miloslav Ransdorf, Diputado europeo por República Checa, Miembro de la Comisión de Asuntos exteriores del Parlamento europeo - Marco Rizzo, Diputado europeo por Italia, Miembro de la Asamblea bi-regional EUROLAT - Raul Romeva Rueda, Diputado europeo por España, Miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género - Esko Seppanen, Diputado europeo por Finlandia, Miembro de la Comisión Asuntos industriales del Parlamento europeo - Eva-Britt Svensson, Diputada europea por Suecia, Vice-presidente de la Comisión de derechos de la mujer e igualdad de género del Parlamento europeo - Feleknas Uca, Diputada europea por Alemania, mimbro de la Comisión de Cooperación para el desarrollo del Parlamento europeo - Gabriele Zimmer, Diputada europea por Alemania, miembro de la Comisión de Cooperación para el desarrollo del Parlamento europeo.
Parlamento europeo, Estrasburgo, 22 de octubre de 2008

Mucha gente y un sólo personaje ... la humanidad

En este trabajo se ve la humanidad como personaje central en su presencia masiva nos muestra lo pequeños que somos como individuos y lo importante de pensaros como sociedad. No se lo pierdan.

Multitude
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: sport deportes)

Prohibición al pueblo Uwa en Colombia

Acción urgente por prohibición de movilización al pueblo Uwa decretada por el Batallón Especial Energético y Vial Nº 1 General Juan José Neira
La Autoridad Nacional de Gobierno Indígena (ONIC), denuncia y solicita su intervención urgente ante los hechos suscitados los días 10 y 11 de octubre de 2008.
El 10 de octubre de 2008, el Batallón Energético y Vial Nº 1, adscrito a la XVIII Brigada, manifestó a la dirigencia del pueblo Uwa la decisión de cancelar las acciones a realizarse los días 11 y 12 de octubre de 2008. Aunque esta acción pacífica y legítima, se ha desarrollado desde el día de ayer 12 de octubre y no ha sido impedida hasta el momento, se tuvo conocimiento de restricciones a la entrada y circulación de alimentos. Ante estas restricciones a libertades fundamentales, la, la Autoridad Indígena de Colombia (onic) solicita la intervención urgente del Gobierno Nacional y Departamental; a los órganos de control del Estado (Defensoría del Pueblo y Procuraduría General de la Nación), a la Vicepresidencia de la República Programa de ddhh y al Ministerio del Interior y Justicia Dirección de Etnias, a Organismos Internacionales, para evitar este tipo de hechos, los cuales podrían tener graves consecuencias en la vida, la integridad física, cultural y las libertades fundamentales de los indígenas de todo el país, debido a las acciones de reivindicación que se realizan en conmemoración de los 516 años de resistencia los indígenas en todo el territorio colombiano.
Antecedentes
1. Los pueblos indígenas de Colombia, a propósito de la conmemoración del 12 de octubre, vienen desarrollando una serie de jornadas de encuentro, movilización y reflexión sobre la situación de los pueblos indígenas en Colombia. Así, la Minga Nacional de Resistencia Indígena y Popular, convocó la acción colectiva indígena para:
- Resembrar en la memoria colectiva, que los Pueblos Indígenas desde 1492 sistemáticamente estamos siendo exterminados, accionar que se ha profundizado con las políticas del actual gobierno.
- Defender la vida y los derechos territoriales, políticos, ambientales y alimentarios.
- Rechazar la ilegitimidad e ilegalidad del gobierno y del Congreso de la República por estar ligados con el para-militarismo.
- Exigir el pleno goce de los derechos humanos y construir con todos un país para todos.
- Liberar la Madre Tierra, porque mientras ella sea sometida y destruida no hay futuro para nadie.
2. Previo a la movilización, en los últimos 15 días han sido asesinados por lo menos 15 indígenas entre ellos el Ex consejero del cric Raúl Mendoza. A estos graves hechos se suman los homicidios de los indígena Nasa, Nicolás Valencia Lemus y Celestino Rivera en El Departamento del Cauca ocurridas los días 11 y 12 de octubre de 2008.
3. La Organización Nacional Indígena de Colombia onic, ha expresado su temor frente a la posibilidad de que hechos como los anteriores se sigan repitiendo en todo el país. Preocupa de manera especial que actores armados, en desconocimiento de los derechos humanos individuales y de los pueblos, reaccionen de manera violenta ante la gran Minga de Resistencia y popular que llevan a cabo los Pueblos Indígenas en el marco de la conmemoración del los 516 años de ocupación y genocidio contra los pueblos indígenas.
Hechos
1. El 10 de octubre de 2008, el Batallón Energético y Vial Nº 1, adscrito a la xviii Brigada, manifestó a la dirigencia del pueblo Uwa la decisión de cancelar la movilización a realizarse los días 11 y 12 de octubre de 2008. Esta situación, además de significar un desconocimiento a la autonomía de los pueblos indígenas, en particular del pueblo Uwa, se traduce en una ilegitima restricción de los derechos de reunión, circulación, expresión y movilización garantizados en la Constitución Política de Colombia.
2. A pesar de ello, los indígenas Uwa, como un gesto simbólico decidieron visitar en forma pacífica y ordenada, las instalaciones de ecopetrol (Bloque Sirirí Pozo Gibraltar 3), donde habitan familias indígenas a menos de 200 metros del punto de perforación, para exigir respuesta y cumplimiento de demandas históricas como, el saneamiento y entrega del Resguardo Indígena Uwa; la cancelación del proyecto petrolero Siriri y Catleya; y el esclarecimiento y sanción de hechos de violación a la vida, integridad territorial y autonomía, cometidos en su territorio, entre ellos, el asesinato por parte de miembros del Ejército Nacional de los indígenas Siwakubo y Rujkuiso Bocota, en hechos ocurridos el 05 de enero de 2004 en Saravena.
3. Aunque esta acción pacífica y legítima, no ha sido impedida hasta el momento, se tiene conocimiento de restricciones a la entrada y circulación de alimentos y a decisiones de limitación de la libertad de circulación como la adoptada por el señor Teniente Coronel Carlos Arturo Puentes Sánchez, Comandante del Batallón Especial Energético y Vial Nº 1, ya referida.
Peticiones:
Al Gobierno y Autoridades colombianas solicitamos:
Adoptar sin dilación, las medidas necesarias para que se garantice la vida, la integridad física, cultural, territorial, así como las libertades fundamentales a la libre circulación y expresión del pueblo Uwa y de todos los pueblos indígenas de Colombia en el desarrollo de las acciones de reivindicación que se están realizando en diferentes partes del territorio colombiano.
A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitamos
Observar, hacer seguimiento y en caso de ser necesario pronunciarse sobre los hechos denunciados en esta acción urgente.
Al Sistema de la Organización de las Naciones Unidas, y en particular al Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos y libertades fundamentales de los indígenas, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, señor James Anaya solicitamos;
Instar al Estado colombiano para que se garantice en la vida, la integridad física, cultural y territorial de los pueblos indígenas de Colombia. .
Observar hacer seguimiento y en caso de ser necesario pronunciarse sobre los hechos denunciados en esta acción urgente. .
Emitir un pronunciamiento especial en relación con limitaciones a las libertades y derechos fundamentales de los pueblos indígenas denunciados en esta acción urgente.
A las organizaciones Nacionales Derechos Humanos y sociedad civil en general. .
Monitorear permanentemente el cumplimiento de los derechos humanos de los pueblos indígenas de Colombia, en el contexto de estos preocupantes hechos que violan sus derechos y libertades fundamentales..
Instar al Gobierno Colombia para que investigue de manera seria y parcial los hechos denunciados en esta acción urgente.

Cartografía y la genética


En marzo del 2007, la revista de la Smithsonian Institution publicó un reportaje, Rain Forest Rebel, en el que se narraba la superfragilística historia de cómo una ong gringa ayudaba a los indígenas amazónicos del pueblo Suruí a proteger su territorio mediante la confección de mapas. La empresa Google proporcionaba los elementos técnicos y la ong Amazon Conservation Team (http://www.amazonteam.org/ ) fungía de correa transmisora. Según el periodista de tan prestigiosa institución, todo era posible por la insistencia y la visión del cacique local, Almir Surui (de verdadero nombre, Naramayoga), único suruí que ha pasado por la universidad. En estos días, la sustanciosa anécdota acaba de ser reproducida por algún periódico español.

Muy bien está que los indígenas, amazónico u otros, cartografíen su territorio con ayuda de dios y del diablo y bueno es un retraso de año y medio en la publicación de sus hazañas cibernético-cartográficas a condición de que, gracias al tiempo transcurrido, se mejore el original. En vista de que la prensa española no lo hace, creo que es mi obligación añadir algún detalle.Los Suruí son un buen ejemplo de cómo un pueblo indígena ha sido saqueado en el reciente pasado sin que la ignominia se recuerde poquísimo tiempo después. También pudieran ser ejemplo de cómo las redes gringas comienzan con científicos duros y, de haber problemas internacionales, continúan funcionando en la misma línea de tecnología punta pero la segunda vez vía humanitarismo y cooperación. Los Suruí empezaron siendo presa de la genética y ahora lo son de la cartografía electrónica sin que con esta hilación pretendamos hacer un paralelo moral entre ambas disciplinas ni tampoco en los efectos de sus diligencias en territorio suruí. Simplemente, queremos hacer memoria.Veamos: en agosto de 1996, el Jornal do Brasil publicó en primera página que una empresa gringa estaba comercializando en Internet los genes de los pueblos amazónicos Suruí y de sus vecinos los Karitiana. A ese periódico le siguieron en tromba otros no menos conocidos, varias cadenas de televisión, revistas del montón, etc. Por lo tanto, el tema pasó a ser del conocimiento del más amplio público brasileño.En ese mismo año de 1996, en especial los Karitiana pero también los Suruí pidieron a la Coordenaçao da Uniao das Naçoes e Povos Indígenas de Rondonia, Noroeste do Matto Grosso e Sul do Amazonas (CUNPIR), que entablara un pleito contra Kidd Lab (universidad de Yale; en aquél año, su página web era http://pandora.med.yale.edu/genetics/kkid/ ) para exigirles compensación por el saqueo de sus genes.En 1998, el tema del tráfico de genes amerindios fue discutido en el Congreso de Brasil y los ejemplos los Suruí y sus vecinos adquirieron relevancia parlamentaria. Algunos congresistas mejor informados que sus colegas, descubrieron que la sangre de estos dos pueblos estaba en los almacenes de la universidad de Yale desde principios de los 1990’s. Es decir, desde antes que comenzara oficialmente el programa que, poco después, iba a servir de paraguas científico al desvalijamiento: el Human Genome Project –un megaproyecto de indudable utilidad pero que arrancó con una irresponsable despreocupación por los aspectos éticos-. Por lo tanto, el saqueo de los amazónicos se había cometido antes de lo que nadie imaginaba.Pese a ello, por esos años el National Geographic, quien ya había comenzado en mayo de 1992 a maquillar la investigación genética utilizando el ansia de identidad como señuelo (ver su reportaje DNA Profiling: The New Science of Identity), insistiendo en su política de ocultar los desmanes de las empresas gringas, publicó otro artículo, obviamente no sobre el asalto genético sino, por el contrario, sobre las maravillas de la recolección de muestras genéticas. Secrets of the Gene, se publicó en octubre 1999 y, en su página 73, aparece una foto de un vial que contiene una muestra de sangre tomada a alguno de los 30 pueblos indígenas de la India que el reportaje reconoce se están estudiando –sobra decir que no aparece el pinchazo de la extracción sino el producto final-. Para compensar los posibles recelos de los indígenas de todo el mundo, dedica tres fotos en dos páginas (las 66 y 67) a destacar que, gracias a las exhumaciones de fosas comunes en las que se amontonan las víctimas del genocidio de los años 1980’s, la “justicia genética llega a Guatemala”.En el año 2002, el médico brasileño Hilton Pereira da Silva fue acusado ante la justicia federal de Brasil de recolectar sin autorización muestras de sangre de los Suruí y de los Karitiana, un pueblo indígena muy cercano; al parecer, Pereira había llegado al territorio indígena con el pretexto de rodar un documental y, de paso, había extraído sangre a los amerindios para “diagnosticar enfermedades”. Pero, como hemos visto, eso había ocurrido no menos de seis años antes y, para cuando la justicia brasileña quiso echarle el guante, el médico cineasta había vendido su botín al Coriell Institute for Medical Research (Camden, NJ, EEUU; heredero de muchas de las muestras de su alma mater, la universidad de Yale) y había mudado su residencia a los EEUU -¿dónde si no?-.En noviembre del 2004, en los medios indigenistas tuvo amplio eco la noticia de que Brasil había pedido la intervención de Interpol para frenar el vertiginoso crecimiento del tráfico de materiales genéticos provenientes de los pueblos indígenas. Los Suruí fueron citados como uno de los ejemplos más flagrantes de ese tráfico puesto que, en esos momentos, Coriell vendía por Internet productos celulares de los Suruí por un precio medio de US$ 85. Aprovechando la coyuntura, algunas organizaciones humanitarias pidieron que retirara de la Red sus ofertas de genes amerindios.En marzo de 2007, el cacique Almir fue invitado especial a un seminario sobre Saúde e Bioantropologia do Povo Xavante que tuvo lugar en el departamento de Genética de la Universidad Federal do Rio Grande do Sul. En esa ocasión, los investigadores explicaron a los indígenas presentes que los blancos son genéticamente menos resistentes a las verminosis que los amerindios mientras que éstos son más débiles ante las bacterias y los virus que los caucásicos.En la actualidad, Coriell ha cambiado por tercera vez el URL de su página web (en 1999, cuando comenzaron los escándalos, era http://arginine.umdnj.edu/ y, en el 2004, pasó a ser http://coriell.umndj.edu/ ) Ahora es www.ccr.coriell.org/ pero sigue vendiendo sangre de los pueblos indígenas de todo el mundo. Si acaso han tenido alguna suerte las peticiones de que retirar de su oferta comercial vía Internet las pruebas del latrocinio contra los Suruí, ha sido porque, en efecto, sigue manteniendo el link con los “Surui – Rondonia Province of Brazil” pero, pinchándolo, no aparecen las muestras surui –o, si todavía las oferta, lo hace obligando al cibernauta a revisar un catálogo con casi 30 especímenes de amerindios, una tarea que no hemos acometido-.En todo caso, hoy mismo Coriell sigue vendiendo sangre de los Karitiana como puede comprobar todo aquel que entre en su página web y, desde la carátula, siga a “Sections/BrowseCatalog/” y, una vez allí, pinche en “Populations”. Allí encontrará que, por ejemplo en la columna Catalog ID, la casilla GM10965 descrita como “Amerindian Population” y proveniente de la colección Yale-Stanford, corresponde a una mujer Karitiana de 32 años cuya unidad de cultivo celular puede adquirir al mismo precio que hace cuatro años: US$ 85, tanto si es compra comercial como si es compra “académica y sin ánimo de lucro”. Por si el comprador no está seguro de la utilidad de su adquisición, en la misma página Coriell le ofrece para animarlo doce referencias de artículos médicos publicados entre 1994 y 2008.Finalmente, hemos de constatar que los media de hoy han hecho caso omiso de los “antecedentes genéticos” de los Suruí: ni una palabra de Coriell ni de Pereira ni siquiera de las comparecencias ante el Congreso brasileño. Huelga añadir que, por su parte, el National Geographic (NG) se mantiene en sus trece manipuladoras, impertérrito ante las protestas que, desde hace más de una década, suscita la depredación genética. Visto que a los “cazadores de genes” (Luke Holland dixit) ya no les es tan fácil obtener su botín y recordando lo incordioso que resulta ir de puerta en puerta y de selva en selva pinchando al personal, el NG se ha inventado el proyecto Genographic que consiste básicamente en convencer a los portadores de genes para que envíen sus identidades sanguíneas y salivales a las oficinas de la revista. Imposible encontrar una cara más dura.

Pueblos originarios, 516 años después

Mientras el continente americano celebró ayer 516 años de su descubrimiento, descendientes de los pobladores originarios argentinos que sobrevivieron al exterminio luchan, envueltos en la pobreza, por permanecer en los suelos que históricamente habitaron.
Las comunidades no sólo enfrentan una distancia entre la letra de la Constitución y otros tratados a los que la Argentina adhirió y su aplicación, sino también la pérdida de sus espacios originales, que deriva en el desarraigo cultural, discriminación y autodiscriminación por la necesidad de adaptarse a otro modo de vida.
Su ancestral cultura, creencias, hábitos y espacios por donde se desenvuelven están siendo cinco siglos después nuevamente socavados, pero ya no por colonizadores españoles sino de la mano de grandes terratenientes locales y dueños de multinacionales.
Ya sea por la soja, el petróleo, los minerales o los hidrocarburos, miles de hectáreas de bosques nativos han sido arrasadas a lo lago y ancho de todo el país, fundamentalmente en los últimos años.
Pero esa deforestación no sólo implica una amenaza para la naturaleza y el medio ambiente, sino el despojo y desarraigo de cientos de familias indígenas, que además combaten diariamente las consecuencias de vivir en la pobreza, enmarcados en el desinterés de los gobernantes.
El caso más crítico lo padecen los representantes de los pueblos tobas, wichí y mocobí en Chaco, donde la muerte de alguno de sus integrantes por la pobreza extrema ‘es cosa de todos los días‘, afirma a Noticias Argentinas Bashenuhem, corresponsal de la Red Indígena de Chaco.
Pero con el agravante de que ‘ya no sólo se llevan la vida de nuestros adultos mayores‘ sino que ahora ‘también se nos están muriendo los más chicos, enterrando toda posibilidad de futuro de nuestra cultura‘, advirtió la joven.
Este flagelo, pero en menor grado, también lo sufren los descendientes de los pueblos originarios del resto de las provincias del norte del país.
En Jujuy, por ejemplo, los productores de los tres ingenios azucareros más importantes de la provincia compraron el grueso de las tierras útiles, donde habitaban las poblaciones guaraní y coya, entre otras cuatro etnias más chicas.
El resultado fue la migración de esas comunidades a las zonas periféricas de las urbes, residiendo en condiciones muy precarias, de hacinamiento, escasez de servicios y rotando por trabajo precario entre el campo -cuando hay cosecha de cañas- o a la ciudad u otras provincias haciendo changas.
‘En Jujuy somos alrededor de 60 mil la población descendiente de comunidades originarias, y sólo al pueblo guaraní -unos 22 mil integrantes- los ingenios nos arrebataron 11 mil hectáreas, de las cuales 5800 logramos recuperar, 4000 con títulos de propiedad entregados a mano, pero los 1800 restantes siguen siendo disputados con un productor de granos‘, contó Víctor Hugo, referente del pueblo guaraní.
Pero pese a haber recuperado parte de sus tierras, ‘sufrimos la falta de estructuras adecuadas como caminos, agua y energía para lograr el desarrollo pleno de nuestra comunidad, y nada hacen los gobernantes para modificar esta situación‘, reclamó.
La educación es otro punto crucial. No sólo acceden apenas a la enseñanza primaria, porque las escuelas secundarias casi no existen en el ámbito rural, sino que, a pesar de que la nueva Ley de Educación retoma el derecho a la enseñanza de las lenguas originarias, ‘ello prácticamente no se cumple en la mayoría de los establecimientos‘, señaló Víctor Hugo.
El algunas escuelas de la Puna jujeña, por ejemplo, nada se enseña sobre la historia de los pobladores originarios, pero sí de Europa y Asia.
En el Chaco, donde el 80 por ciento de la matrícula primaria es wichí, no se aprende a partir del idioma originario sino el castellano, que es algo así como ‘la lengua oficial‘ y, además, el inglés es un contenido obligatorio.
En la Argentina existen 1700 escuelas primarias (o de EGB) y 900 secundarias (o Polimodal) con estudiantes de los pueblos originarios.
Pero aún no se sabe cuántos son los chicos aborígenes en edad escolar ni cuántos asisten a establecimientos que cumplen con la educación bilingüe e intercultural. Incluso se estima que sólo el 10 por ciento de los niños y niñas indígenas, o menos, accede a la educación.
‘Alrededor del 30 por ciento de los chicos logran completar el secundario porque las familias tienen que hacer un sacrificio enorme, y a puro pulmón, para costear todos los gastos que implica tener que estudiar y vivir en la ciudad‘, precisó la joven toba de la Red Indígena.
En la región austral de la Argentina, el panorama es muy similar ‘con la diferencia que acá nosotros no podemos vivir en una casilla de cartón porque sino no resistiríamos las bajas temperaturas y, en ese sentido, no pasamos las urgencias de nuestros hermanos del norte, pero sí también sufrimos la pobreza, el desempleo y la discriminación ya que no es posible conseguir empleo cuando saben que sos descendiente‘, comentó Mauro Millán, de la organización indígena de Chubut 11 de Octubre.
De acuerdo al reretrafe (realizador de platería mapuche), la venta de tierras fiscales en la Patagonia básicamente a compañías internacionales, como el caso de la italiana Benetton -más de 900 mil hectáreas de Chubut están en sus manos- ‘es la perpetración del genocidio iniciado por los españoles, seguido después con la campaña del desierto, y ahora por los grandes terratenientes, sin tener nosotros la posibilidad de ser considerados al menos por la Justicia‘.
En Río Negro, ‘hay una negación rotunda de los funcionarios locales por reconocernos como comunidad, por hacer valer nuestros derechos, consagrados en la Constitución y en el convenio 169 de la OIT adherido por la Argentina hace algunos años. El pueblo mapuche denunciamos constantemente que con la venta de las tierras que habitamos de siempre se está llevando la misma política de la campaña del desierto. Nos están matando de a poco‘, sostuvo Chacho Liente, del Consejo Asesor Indígena.
Ocurre que para los pobladores originarios la búsqueda de permanecer en el campo, monte o bosque ‘no quiere decir que queremos ser productores, sino preservar nuestra identidad que se constituye como tal sólo en este ámbito. Nosotros tenemos un vínculo ancestral con a Tierra Madre único, que no puede ser concebido en las urbes, donde morimos‘, afirmó contundente Mauro Millán.
Así, las comunidades siguen bregando por la defensa de su patrimonio cultural: ‘Nos impusieron leyes de vida que nada tienen que ver con la tradición milenaria de nuestros pueblos‘, agregó el integrante de la organización 11 de octubre.
Por su parte, Marcelo Luna, de la comunidad charrúa de Entre Ríos, fue aún más fuerte en su afirmación: ‘El Estado nos apoya cuando se trata de reconocer nuestros derechos porque hoy reconocer derechos de los indígenas está bien visto, es políticamente correcto, pero de ahí a la práctica hay una distancia muy lejos‘.
‘La convención constituyente que acaba de finalizar en Entre Ríos aprobó los derechos de los pueblos originarios de esta provincia, pero pasarán años para que se ponga en practica la devolución inmediata del territorio como dice en la nueva constitución, y lo mismo con la educación bilingüe. La reglamentarán el día que haya funcionarios educados para la interculturalidad‘, consideró Luna.
Como conquistas, todos los pobladores consultados coincidieron en destacar la toma de conciencia, especialmente en los últimos cuatro años, de las comunidades sobre la importancia de salir a luchar y hacer valer sus derechos.
‘Pese a todo el panorama desolador, las comunidades no perdemos esa chispa de esperanza de recuperar y hacer permanecer nuestra larga tradición‘, resumió Chelo Liente.

Rosalía Costantino

Sección Integración Fecha 13 de octubre de 2008 NA

Enlace: http://regionnortegrande.com.ar/?articulo=1420

Los niños fumigados por agroquímicos de los cultivos de soja

"A veces me agarra dolor de cabeza en el medio del campo. Yo siempre llevo remera con cuello alto para taparme la cara y la cabeza".

El viejo territorio de La Forestal, la empresa inglesa que arrasó con el quebracho colorado, embolsó millones de libras esterlinas en ganancias, convirtió bosques en desiertos, abandonó decenas de pueblos en el agujero negro de la desocupación y gozó de la complicidad de administraciones nacionales, provinciales y regionales durante más de ochenta años.
Las Petacas se llama el exacto escenario del segundo estado argentino donde los pibes son usados como señales para fumigar.
Chicos que serán rociados con herbicidas y pesticidas mientras trabajan como postes, como banderas humanas y luego serán reemplazados por otros.
"Primero se comienza a fumigar en las esquinas, lo que se llama 'esquinero' ".
Después, hay que contar 24 pasos hacia un costado desde el último lugar donde pasó el 'mosquito', desde el punto del medio de la máquina y pararse allí', dice uno de los pibes entre los catorce y dieciséis años de edad.
El 'mosquito' es una máquina que vuela bajo y 'riega' una nube de plaguicida.
Para que el conductor sepa dónde tiene que fumigar, los productores agropecuarios de la zona encontraron una solución económica: chicos de menos de 16 años, se paran con una bandera en el sitio a fumigar...
Los rocían con 'Randap' y a veces '2-4 D' (herbicidas usados sobre todo para cultivar soja). También tiran insecticidas y mata yuyos. Tienen un olor fuertísimo.
"A veces también ayudamos a cargar el tanque. Cuando hay viento en contra nos da la nube y nos moja toda la cara", describe el niño señal, el pibe que será contaminado, el número que apenas alguien tendrá en cuenta para un módico presupuesto de inversiones en el norte santafesino.
No hay protección de ningún tipo.
Y cuando señalan el campo para que pase el mosquito cobran entre veinte y veinticinco centavos la hectárea y cincuenta centavos cuando el plaguicida se esparce desde un tractor que 'va más lerdo', dice uno de los chicos.
"Con el 'mosquito' hacen 100 o 150 hectáreas por día. Se trabaja con dos banderilleros, uno para la ida y otro para la vuelta. Trabajamos desde que sale el sol hasta la nochecita. A veces nos dan de comer ahí y otras nos traen a casa, depende del productor', agregan los entrevistados.
Uno de los chicos dice que sabe que esos líquidos le puede hacer mal: 'Que tengamos cáncer', ejemplifica. 'Hace tres o cuatro años que trabajamos en esto. En los tiempos de calor hay que aguantárselo al rayo del sol y encima el olor de ese líquido te revienta la cabeza.
A veces me agarra dolor de cabeza en el medio del campo. Yo siempre llevo remera con cuello alto para taparme la cara y la cabeza', dicen las voces de los pibes envenenados.
- Nos buscan dos productores.
Cada uno tiene su gente, pero algunos no porque usan banderillero satelital.
Hacemos un descanso al mediodía y caminamos 200 hectáreas por día.
No nos cansamos mucho porque estamos acostumbrados.
A mí me dolía la cabeza y temblaba todo. Fui al médico y me dijo que era por el trabajo que hacía, que estaba enfermo por eso', remarcan los niños.
El padre de los pibes ya no puede acompañar a sus hijos. No soporta más las hinchazones del estómago, contó. "No tenemos otra opción. Necesitamos hacer cualquier trabajo", dice el papá cuando intenta explicar por qué sus hijos se exponen a semejante asesinato en etapas.
La Agrupación de Vecinos Autoconvocados de Las Petacas y la Fundación para la Defensa del Ambiente habían emplazado al presidente comunal Miguel Ángel Battistelli para que elabore un programa de erradicación de actividades contaminantes relacionadas con las explotaciones agropecuarias y el uso de agroquímicos.

No hubo avances.
Los pibes siguen de banderas.
Es en Las Petacas, norte profundo santafesino, donde todavía siguen vivas las garras de los continuadores de La Forestal.
Fuente: Diario La Capital, Rosario, Argentina - 29 septiembre 2008
Gentileza de Arturo Avellaneda : arturavellaneda@msn.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ShareThis